Top
¿Necesitas llevar el trípode de viaje?

Para mí es una de las decisiones que más me cuesta tomar cuando me voy de viaje.

Quizá, si ya dispones de un trípode, nunca te has parado a pensar si es buena idea llevarlo o no de viaje y automáticamente lo metes en tu maleta.

O quizá aún no tengas uno y te estés planteando si es una buena idea comprártelo para tu próximo viaje.

Pues bien, voy a intentar ayudarte.

Te voy a hacer las preguntas oportunas que te ayuden a determinar si realmente es algo que vayas a necesitar en tu destino o si vas a cargar con un peso extra innecesario.

¡Vamos allá!

1. ¿Para qué crees que vas a usar el trípode en tu viaje?

Principalmente, podrías necesitar el trípode para las siguientes situaciones:

  • Vas a hacer largas exposiciones:
    Si quieres hacer fotos de paisaje con efectos como el movimiento de las nubes, el efecto seda en las cascadas, el efecto espejo en los lagos, la estelas de luz de los coches en las calles… Entonces sí, vas a necesitar un trípode.
  • Vas a hacerte autorretratos:
    ¿Quieres salir en tus fotos y no tienes quién le dé al botón disparador? En ese caso, es muy probable que necesites un trípode.
  • Vas a hacer fotos con poca luz:
    Si quieres sacar fotos en interiores como iglesias o templos, o quieres poder hacer fotos cuando ya ha caído el sol y empiece a anochecer, entonces cuenta con que necesitarás un trípode.
  • Vas a hacer efectos fotográficos como HDR, time lapse, fotografía macro o eres un purista y buscas la máxima nitidez en todas tus fotos:
    Si cuando viajas tiendes a utilizar técnicas fotográficas como las descritas, en ese caso, sin duda, vas a necesitar un trípode.

Si, por el contrario, sólo vas a hacer fotos día en lugares donde no hay problemas de luz, si viajas acompañado y tienes quien te saque las fotos cuando quieres aparecer en ellas o si no vas a utilizar técnicas fuera de lo común, puede que entonces no te merezca la pena cargar con el trípode durante todo el viaje.

2. ¿Qué tipo de viaje vas a hacer?

  • Viaje a destino urbano:

Si vas a viajar a una o varias ciudades es muy probable que el trípode no te resulte un complemento imprescindible.

En una ciudad puedes encontrar infinidad de lugares donde apoyar la cámara para hacer un autorretrato o donde hacer una foto de varios segundos.

Considera sustituir ese valioso espacio en la maleta para otras cosas más necesarias.

  • Viaje a la naturaleza:

 

Trípode para fotografía de viaje de naturaleza

Si vas a viajar a un destino de naturaleza, es muy probable que el trípode te sea más útil que en un destino urbano, dado que en la naturaleza te será más difícil encontrar un lugar de apoyo donde colocar la cámara a la altura exacta que te interesa.

Además, la fotografía de paisaje en naturaleza tiende más a “pedir” fotos de larga exposición. Sin embargo, deberás considerar si vas a hacer este tipo de fotografía tanto como para llevar un trípode contigo.

¡Y no sólo eso! Si, además, los trekkings (para llegar al lugar perfecto para hacer la foto) van a entrar en tus planes de viaje, ¡piénsalo dos veces!

¿Vas a querer cargar con el peso y volumen del trípode durante varios kilómetros?

Si te hablo de mi experiencia personal, han sido muchos los kilómetros que he recorrido con el trípode a cuestas, y en numerosas ocasiones, acababa haciendo una sola foto de larga exposición que tampoco difería tanto de una que no lo era.

El cansancio acumulado y los kilómetros de vuelta que siempre quedan por recorrer me producen, además, cierta “pereza” de andar montando el trípode, los filtros, preparando la foto de varios segundos…

Así que para mí ¡es una lección aprendida! Ahora, cuando hay una ruta larga de por medio, intento llevar cuanto menos mejor (aunque a veces recaigo en las malas costumbres… 😜).

3. ¿Qué alternativas existen y cuáles son sus pros y contras?

Si todavía no te has terminado de decidir, puede que un listado de pros y contras de los diferentes trípodes y sus alternativas te ayuden a tomar la decisión final.

  • Trípode tradicional: Sí, hablamos del clásico trípode que plegado ronda los 50 centímetros (abierto, alrededor de metro y medio) y que pesa algo más de un kilo.
    • PROS:
      Es robusto y fiable para hacer fotos sin riesgo a que la foto salga movida.
    • CONTRAS:
      Es bastante grande y pesado para cargar con él todo el viaje

Trípode tradicional
*Nota: Este es mi trípode convertible en monopie de la marca Benro

  • Trípode de tipo Gorillapod: Este curioso trípode es más compacto (en torno a 25 centímetros) y se caracteriza por poder “enrollarlo” en cualquier lugar.
    • PROS:
      Es mucho más ligero y pequeño que un trípode convencional.
      Puedes utilizarlo apoyado (al método tradicional) o enrollado en una rama, farola, banco…
    • CONTRAS:
      Es menos estable que el trípode “normal”
      Te limita la altura desde la que hacer las fotos.

Gorillapod Joby
*Nota: Este es mi trípode de estilo Gorillapod compatible con el peso de las cámaras réflex

  • Saco de arroz: Si todavía buscas algo más pequeño, puedes optar por un recurso casero: mete arroz crudo en un saquito de tela. Te permitirá apoyar y amoldar la cámara en un terreno irregular.
    • PROS:
      Cabe en cualquier mochila y no pesa demasiado.
      Gracias a que el arroz de la bolsa se amolda, puedes ponerlo en un suelo en cuesta, con piedras, etc. y no afectará a la estabilidad de la cámara.
    • CONTRAS:
      Te limita la altura desde la que hacer las fotos.

 

  • Nada: Cuando no llevas nada que te haga de trípode puedes ingeniártelas utilizando los elementos que tengas a tu alrededor para apoyar la cámara.
    • PROS:
      Viajarás mucho más ligero.
    • CONTRAS:
      Dependes de lo que tengas alrededor para hacer fotos que requieran de un trípode.

Conclusión

Hemos analizado si es conveniente que te lleves o no el trípode de viaje en función de tres factores:

  • El tipo de fotos que vayas a hacer: si tienes muy claro que vas a necesitar el trípode para tu estilo de fotografía, adelante, ¡llévatelo!
  • El destino al que vayas a ir: si tienes claro que echarás de menos un trípode en tu destino fotográfico, entonces, ¡llévatelo!
  • Las alternativas: si tienes claro que no te sirve ninguna otra alternativa y que quieres llevarte el trípode convencional, ¡adelante!

Sin embargo, cuenta con que un trípode tradicional ocupa espacio y pesa lo suyo como para llevarlo todo el día encima.

Así que si priorizas el disfrute del viaje a conseguir la foto perfecta, entonces, te recomiendo que optes por dejarlo en casa o por sustituirlo por alguna de las propuestas que te he presentado.

¿Sigues teniendo dudas? ¿Me he dejado algún factor a considerar? ¡Déjamelo en los comentarios!

*Nota: Si quieres saber más sobre el equipo fotográfico que utilizo, puedes hacerlo aquí.

post a comment