Top
Que ver en Escocia

Os lo comenté en el post anterior; me faltaron días (muchos) para poder ver todo lo que me hubiera gustado en nuestra ruta de 10 días por Escocia.

Sin embargo, gracias a mi escrupulosa planificación, pudimos exprimir cada hora, minuto y -casi- cada segundo del viaje (Guille siempre me dice que sólo me falta añadir las paradas para ir al baño 😂).

Para trazar el recorrido de este viaje por las Highlands, me basé mucho en las localizaciones fotográficas que quería visitar. Y para ello, utilicé las técnicas de búsqueda de localizaciones que ya os comenté anteriormente, centrándome, sobre todo, en Instagram.

¡Pero vayamos al grano! ¡Veamos cuáles son los 30 lugares que no te puedes perder!

Días 1 y 2

1. Edimburgo

Imposible saltarse la capital de Escocia en una ruta por el país. Por muy de naturaleza que seas (como lo soy yo) los encantos de Edimburgo son innegables: la arquitectura e historia del Old Town, la cercanía y amabilidad de los escoceses, el ambiente de los pubs con música en directo…

Pero es que además Edimburgo cuenta con algunos puntos fotográficos que no te puedes perder:

    • Arthur’s Seat: este antiguo volcán situado a unos 4km del centro de Edimburgo, tiene las vistas más privilegiadas de la ciudad. O eso dicen, porque lo cierto es que, cuando lo visitamos, la niebla era tan densa que no éramos capaces de ver más allá de nuestras narices. 😝
    • Calton Hill: situado en una colina en plena ciudad, Calton Hill está compuesto por una serie de monumentos clásicos, desde los que retratar la ciudad al atardecer (o a la niebla, como nosotros, otra vez).
    • Princes Street Gardens: No sólo es un parque muy animado, sino que además tiene unas vistas envidiables del Castillo de Edimburgo.

Edimburgo desde Calton Hill

Si bien podría añadir muchas otras localizaciones interesantes, como ya he dicho, yo soy más de naturaleza, así que avanzaremos en el tiempo ¡para poner rumbo a las Highlands!

Día 3

2. Pitlochry

Incluso después de buscar su pronunciación en Google, aún hoy sigo sin saber cómo decir el nombre de este pequeño pueblo con tanto encanto.

Situado estratégicamente para poder hacer una parada en tu camino hacia Inverness, Pitlochry está compuesto por una calle llena de casitas de cuento y rodeado por un bosque y el río Tummel.

En nuestro viaje aprovechamos este lugar para dar un paseo al sol y almorzar al borde del río. Un plan perfecto, antes de adentrarnos en las Highlands.

3. Urquhart Castle. El castillo del Lago Ness

Estaba convencida de que llegábamos a la hora perfecta: el sol empezaba a bajar y se supone que habría menos gente que en las horas centrales del día.

¡Vaya si había menos gente!

Apuntad la lección para que no os pase como a mí: la entrada al castillo cierra a las 18:00h.

Eso no sólo significa que no vas a poder entrar dentro del castillo (cosa que a mí me suele dar igual), sino que tampoco podrás acceder a los jardines de alrededor para sacar fotos más de cerca y tendrás que conformarte con hacer una foto desde el parking, como esta:

Castillo en el lago Ness

4. Inverness

Le llaman la puerta hacia las Highlands porque es un paso casi obligado para acceder a las tierras altas. Y por esa misma razón estaba en nuestra ruta como una simple parada obligada.

La sorpresa vino cuando decidimos dar un paseo por los alrededores de la ciudad, por lo que llaman las Ness Islands y… ¡vaya sorpresa! ¡No nos pudo gustar más!

Quizá fue el inusual buen tiempo o la luz del atardecer, pero, sin duda, ¡esa zona nos enamoró!

Día 4

*Recomendación: Suma un día más para todo lo que propongo hacer este día. De esa manera podrás gozar de más tiempo en cada lugar y visitar alguna localización que a nosotros no nos dio tiempo a conocer.

5. Beauly Priory

Muy cerca de Inverness se encuentran las ruinas del Beauly Priory.

Lo añadí a mi lista porque me pareció que el lugar guarda un aire misterioso y especial que no podía marcharme sin retratar.

Esta parada no te llevará mucho tiempo y gozarás de mucha tranquilidad, ya que no es un lugar que escojan habitualmente los turistas.

Priorato Beauly, Highlands

6. Ardvreck Castle

Ya adentrados completamente en las Highlands, nos dirigíamos a nuestro siguiente destino cuando nos llamó la atención una cantidad considerable de coches que paraban en un parking al pie de la carretera. Miramos más allá y vimos las ruinas de un castillo. Fue inevitable; había que parar.

Para sacar el mayor partido a la localización del Ardvreck Castle, te recomiendo que vayas al atardecer. Pero, ya sabes mi lema; haz fotos, haya la luz que haya.

Y así hice yo. ¿No está mal para haberla sacado a plena luz del mediodía, verdad?

Ruinas castillo Highlands

7. Wailing Widow Falls

Aún ni siquiera sé cómo encontré este lugar.

Se encuentra a un paso del Ardvreck Castle y a pesar de que en la localización anterior había bastante gente, pudimos disfrutar de esta cascada en completa soledad.

Alimentada por el Loch na Gainmhich, las Wailing Widow Falls tienen alrededor de 30 metros de altura y cuando estás bajo ellas, parece que te hubieras trasladado a Costa Rica.

Cascada en Escocia

8. Stoer Lighthouse y Old Man of Stoer

No debemos confundir el Old Man of Stoer con el archiconocido Old Man of Storr. Ya que aunque sólo difieren en una letra, son completamente diferentes.

Si quieres disfrutar de un agradable paseo al atardecer, este que te propongo es ideal (al menos así nos lo pareció a nosotros).

La ruta comienza en el faro de Stoer y siguiendo la línea de la costa durante, aproximadamente, 3 kilómetros, llegarás al Old Man of Stoer: una formación rocosa que se erige imponente desde el mar.

Y no conformándonos sólo con eso, la guinda del pastel la pusieron un grupo de ciervos corriendo en libertad. ¿Se puede pedir más?

9. Achmelvich

Lamentablemente, la playa de Achmelvich se cayó de nuestros planes por falta de tiempo, ya que no contamos con que los recorridos por las carreteras de las Tierras Altas exigen un poco más de tiempo de lo habitual… 😌

Sin embargo, esta playa tiene demasiada buena pinta como para no recomendártela. Sólo pon Achmelvich en Google Imágenes, y ya te habré convencido…

Día 5

10. Stac Pollaidh

Tras despertarnos en la pequeña ciudad de Ullapool, lugar desde donde salen los ferrys a las Islas Hébridas Exteriores, decidimos hacer un trekking que nos recomendó la anfitriona del Airbnb donde nos alojamos: Stac Pollaidh.

Se trata de una ruta no demasiado larga, que ofrece una vista inmejorable desde lo más alto. Y es que esta montaña se encuentra rodeada de cientos de lagos; tantos que no serás capaz de alcanzarlos con la vista.

Trekking Ullapool, Escocia

Tras el trekking, cogimos el ferry y nos dirigimos a Stornoway, en la isla de Lewis (Hébridas Exteriores).

Fue en este momento cuando nos enteramos de que habíamos cometido un error al reservar los ferrys y tuvimos que alargar un día más nuestra estancia en estas islas. Ello nos permitió recorrerlas con mucha más tranquilidad y detenernos más donde nos apetecía (cosa que agradecimos mucho), pero hubo que suprimir algunos destinos que teníamos previsto en la isla de Skye 😕.

Día 6

11. Butt of Lewis

A pesar de que no estaba en nuestra planificación inicial, el Butt of Lewis -el faro más septentrional de Escocia- fue una grata sorpresa.

Un faro, una costa quebrada, un montón de pájaros revoloteando… y nadie alrededor. Sólo por esto último, ya merecía la pena el desvío.

12. Port Stoth

Esta playa, era el lugar que escogieron en el siglo XIX para desembarcar todos los materiales para la construcción del Butt of Lewis.

Para nosotros, fue el preludio del tipo de playas que nos esperaban en las Islas Hébridas. 😍

Lo mejor de todo fue la espesa niebla que, en lugar de entorpecernos la vista, le dio un aire misterioso y a la vez, enormemente bello, al lugar.

Playa Isla de Lewis, Escocia

13. Stac a Phris Sea Arch

Un arco de mar siempre es motivo suficiente para hacer un alto en el camino.

Y lo cierto es que no fue fácil encontrarlo, ya que la única referencia que teníamos era sacada de una imagen de Instagram (es decir, exactitud = 0).

Así que tras andar y andar entre ovejas sin un rumbo claro, fue una verdadera recompensa encontrarnos con esto:

Arco de mar en las Islas Hébridas

14. Mangersta Sea Stacs

Esta localización tampoco la encontrarás en las guías de viaje. Fue fruto de investigar y ahondar en cualquier lugar susceptible de convertirse en un punto fotográfico de las Islas Hébridas.

Y no me equivoqué. A pesar de recorrer bastantes kilómetros que después había que deshacer, y de encontrarnos en un lugar sin cobertura de voz o de datos, aparecieron para mi gran deleite:

Mangersta, Islas Hébridas, Escocia

15. Callanish Standing Stones

Creo que esta podría considerarse la única localización turística de la isla de Lewis. Y a pesar de ello, nos cruzamos únicamente con 3 personas.

Estos menhires originarios de la prehistoria crean una atmósfera especial a su alrededor. Pero es que si además los visitas cuando el sol esté cayendo al atardecer, ¡prepárate para un no parar de hacer fotos!

Menhires prehistóricos, Escocia

Ahora, es el momento de poner rumbo a la isla de Harris (Hébridas Exteriores).

Día 7

16. Eilean glas Lighthouse

Un nuevo faro. ¿Qué tendrán que tanto llaman la atención?

Si bien las imágenes que encontré en Internet me prometían una foto memorable de un faro rojo y blanco vigilante en una costa escarpada, una vez más, la niebla nos frustró los planes.

Sin embargo, disfrutamos igualmente del paseo hasta llegar allí, simplemente acompañados de cientos de ovejas y corderitos.

17. Playas de la costa oeste de la Isla de Harris

¿Por qué quedarme con una si podemos tenerlas todas?

Antes de abandonar las Islas Hébridas, era el momento de visitar aquello por lo que es más famosa la isla de Harris: sus playas.

Playas que bien podrían estar en un catálogo sobre el Caribe, porque comparten tanto las aguas cristalinas, como la arena blanca y el turquesa de sus aguas. Eso sí, ¡de la temperatura del agua mejor no hablamos!

Playas de las Outer Hebrides

Día 8

*Recomendación: nuestro error con los ferrys nos llevó a tener que eliminar todo un día del plan de Skye y renunciar a muchos lugares que queríamos visitar. Dedica al menos dos días completos a la isla de Skye ya que cuenta con una gran cantidad de lugares fotográficos que no querrás perderte.

18. Quiraing

Con un día menos para explorar Skye, tocaba descartar destinos 😟. Pero Quiraing no iba a estar entre ellos.

Tenía muchas esperanzas puestas en este valle tan singular, y pronto se vieron truncadas por una nueva mañana de nieblas espesas.

A pesar de todo, disfrutamos del paseo en solitario (claro, ¡a las 6:00 de la mañana! 😅) y decidimos poner rumbo al siguiente destino:

19. Old Man of Storr

Gracias a nuestro madrugón, llegamos a la localización más famosa de toda Escocia cuando aún sólo había unos pocos madrugadores merodeando.

La niebla había despejado lo suficiente para mostrar al imponente “Hombre Viejo”, así que aproveché el momento y me llevé una buena remesa de fotos del famoso lugar.

The Storr, Isla de Skye

20. Portree

Tras unos cuantos días de tranquilidad absoluta en lugares no masificados (o que visitamos a horas intempestivas), en Portree empezamos a volver a sentir que nos acercábamos, de nuevo, a los destinos más turísticos de Escocia.

Y es que, aunque Portree es un pequeño pueblo pesquero, es conocido por tener una calle en el puerto de lo más fotogénica debido a sus casas de colores.

Lugares de Skye que, tras nuestro incidente, no pudimos visitar (pero que estaban en nuestros planes)

21. Fairy Glenn

22. Duntulm Castle

23. Mealt Falls

24. Nest Point

25. Fairy Pools

A pesar de no haberlos podido visitar, debes considerar mi investigación profunda como suficiente garantía de que se trata de 5 lugares que no puedes perderte en tu futuro viaje a Escocia.

26. Eilean Donan Castle

Es considerado el castillo más fotogénico de Escocia y, de hecho, lo es tanto desde cerca (desde el centro de visitantes) como desde el otro lado del lago (desde donde harás la foto con mucha más tranquilidad).

No dudes en hacer una parada en tu camino para llevarte esta belleza de recuerdo.

Castillo Highlands, Escocia

Día 9

27. Glenfinnan

No me considero una fan de la saga de Harry Potter. Sin embargo, antes de ir a Escocia me dejé llevar por la euforia de aquellos que decían que esta localización merecía mucho la pena.

Yo te recomiendo ir si de verdad te hace ilusión ver el tren de vapor que aparece en las películas del joven mago; pero, si eres como yo, que ni te va, ni te viene, es probable que te lleves una decepción.

Dado que el tren sólo pasa dos veces al día, el monte con vistas al viaducto se convierte en anfiteatro improvisado lleno de turistas con sus cámaras y móviles, gritando “ooooh” y “aaaaah” al paso del tren.

He de reconocer que fue demasiado para mí.

28. Glencoe

El valle de Glencoe es considerado como una de las localizaciones más bonitas de Escocia. En nuestro caso, pudimos disfrutar de él desde lo más alto: desde el Pap of Glencoe (o como reza su traducción, la teta de Glencoe 😜).

Este trekking, no apto para todos los públicos, requiere ascender más de 700 metros en escasos 3 kilómetros, pero las vistas desde arriba resultaron totalmente compensatorias.

Sin embargo, si los trekkings no entran en tus planes, ¡no te preocupes! El valle de Glencoe es tan bello que bastará con que lo recorras en coche (y pares 3547 veces a hacer fotos).

Valle de Glencoe desde lo alto

29. Kilchurn Castle

No podemos abandonar nuestro viaje sin visitar unas ruinas más.

Si bien el Kilchurn Castle es un lugar tranquilo y de lo más fotogénico, nosotros no pudimos disfrutarlo debido al ataque masivo de unos mosquitos minúsculos que salen a la caza cuando la tarde empieza a caer.

En cualquier caso, por fotos así merece la pena, ¿verdad?

Kilchurn Castle, Highlands

Día 10

30. Stirling

Antes de volver a Edimburgo para regresar a casa, nos queda una última parada: Stirling. El lugar donde se encuentra el monumento a William Wallace.

Esta ciudad te ofrecerá unas vistas muy fotografiables tanto desde el Castillo de Stirling como desde el monumento en honor a William Wallace.

Stirling desde el monumeno a William Wallace

A pesar de que nuestra ruta fue de 10 días y medio, mi recomendación es que si quieres replicar este recorrido, le dediques al menos dos días más.

De esta manera no te dejarás ninguna localización por ver y podrás disfrutar de cada uno de los lugares descritos con mucha más calma y dedicación.

Y ahora… ¡déjame todas tus dudas en los comentarios!

Comments:

post a comment