Top
Equipo fotográfico para viajar

No sé si serás como yo, que a la hora de hacer el equipaje me tiro horas mirando al armario decidiendo la idoneidad o no de meter cada una de las prendas en la maleta.

Pues ahora traslada eso mismo a la mochila fotográfica.

Con cada uno de los viajes, estudio con detenimiento las localizaciones que tengo planificado visitar y en función de ello, escojo el equipo fotográfico que quiero llevar. Pero… ¡ay, qué difícil! Si por mí fuera ¡me lo llevaría todo!

Pero hay un factor realmente importante cuando viajamos: el peso.

A menos que te vayas a hacer un roadtrip con tu propio coche, tendrás que tener en cuenta que hay que cargar con la mochila allá donde vayas; así que, cuanto menos, mejor.

Pero, ¿cómo decidir?

Yo tengo en cuenta algunos factores:

1. Tipo de viaje y destino

¿Es un viaje de naturaleza o es un destino urbano? ¿Es un destino que requiera llevar la cámara siempre encima o sólo la voy a tener que sacar en momentos puntuales?

2. Tipo de localizaciones

¿Voy a visitar el típico destino cuyas localizaciones son tan impresionantes que me voy a querer pasar horas sacando fotos (largas exposiciones, fotos desde todos los ángulos…) o va a ser un destino cuya belleza está en los detalles (sus calles, su gente…)?

Teniendo estos factores en cuenta y de acuerdo a mi equipo fotográfico, la elección la puedo resumir en dos variantes:

La cámara réflex (grande y pesada) –Nikon D7200– con mis mejores objetivos (grandes y pesados) para obtener un resultado de mayor calidad, o la cámara mirrorless (pequeña y poco pesada) –Olympus OMD EM5 Mark III– con un objetivo polivalente que me permita viajar cómoda y ligera (aunque con un calidad un poco inferior).

Equipo réflex

Opto por la réflex en aquellos casos en los que la calidad que busco me compense el extra de peso que voy a cargar.

Lo destino a viajes en los que sé, a ciencia cierta, que hay localizaciones que me van a permitir hacer fotos memorables; donde voy a querer hacer largas exposiciones; lugares que son muy característicos del lugar que visito y en los que voy a invertir una buena cantidad de tiempo.

Uno de los ejemplos más claros que se me viene a la mente es un destino como los Dolomitas italianos, con sus montañas puntiagudas, sus valles verdes, sus lagos de alta montaña…

Soporté gustosamente todo el equipo de la réflex por conseguir imágenes como éstas:

Santa Magdalena Val di Funes

Lugares imperdibles de los Dolomitas

 

También me pasó con el viaje a Noruega, donde las impresionantes localizaciones fotográficas fueron las que marcaron, en sí mismas, la ruta que hicimos durante viaje.

Fotografía Trolltunga Noruega

Cima del Reinebringen en Lofoten

Estos dos viajes son el claro ejemplo de que en ocasiones priorizo la calidad al peso, ya que cargué (valeeee, a veces también me ayudaban un poco…😜) con la mochila fotográfica durante los trekkings ¡de más de 20km!

Y es que, hoy en día, mis mejores objetivos (y más caros también) son de la réflex:

 

Nikkor 10-24mm f3.5

Desde que empecé en fotografía me di cuenta de que lo que a mí más me llamaba la atención era la fotografía de paisaje, y al poco tiempo ya empecé a encapricharme con un gran angular. Así que, puestos a invertir, tiré un poco la casa por la ventana y me compré el que aún hoy es uno de mis objetivos favoritos.

De hecho, cuando me siento bloqueada o poco inspirada, este objetivo siempre me ayuda a salir de ese estado de bloqueo.

Pero, además, me es especialmente útil en lugares que destacan por su grandiosidad y que hay un espacio limitado para sacar la foto (es decir, que no puedo alejarme más de aquello que quiero sacar).

Fotografía de Los Urros de Liencres

 

Tamron 24-70mm f2.8

Cuando planificamos el que era nuestro viaje más soñado -a Noruega-, me di cuenta de que necesitaba un objetivo polivalente a la par que de mayor calidad para poder llevar la cámara réflex al viaje, y me permitiese disparar el 90% de las fotos con él, sin necesidad de andar cambiando de objetivo constantemente.

Este Tamron fue la opción que escogí por su calidad-precio. Y no me arrepiento en absoluto. Porque a partir de aquel momento se convirtió en mi objetivo de viajes preferido.

Además de la calidad que ofrece respecto al todoterreno que tenía anteriormente (del cual me deshice tan pronto como pude), es muy luminoso, lo cual es de agradecer en situaciones complicadas de luz.

Monte Gorbea al amanecer

Equipo mirrorless

Me encapriché de esta preciosa cámara porque buscaba algo más ligero para poder llevar siempre encima.

Y aunque he de reconocer que eso de llevarla siempre conmigo me duró cosa de un mes, gracias a ella, pude comprobar las maravillas de viajar ligera de peso.

Desde ese mismo instante, se convirtió en mi cámara preferida para destinos urbanos, ya que la llevo colgando de la correa y la tengo siempre a mano sin que estorbe lo más mínimo. ¡No sabes lo que se agradece su poco peso cuando te pasas el día pateando la ciudad!

Eso si, debo de reconocer que los objetivos que tengo para ella son un poco más modestos (también más baratos) que los de la réflex:

 

Olympus Zuiko 14-42 EZ Pancake f3.5

¡Es el objetivo más pequeño que he visto en mi vida! Compacto como ninguno y con la versatilidad de un zoom con un rango focal muy cómodo para fotografía de viajes.

La nitidez, además, no está nada mal para ser el objetivo de kit (se suele vender junto con la cámara). Por el contrario, su punto flaco es la luminosidad.

A pesar de ello, no tengo quejas con este objetivo resultón que me ha hecho muy buen papel durante algunos de mis últimos viajes.

Mar de helechos en Anaga, Tenerife

 

Panasonic Lumix 25mm f1.7

Para compensar la falta de luminosidad de la lente Olympus decidí invertir en un objetivo muy luminoso que me sirviera tanto para retrato y como para vídeo. De esta forma cubría las carencias del otro y me ampliaba un mundo de nuevas posibilidades.

Este lumix ha sido todo un descubrimiento, porque su precio, de verdad, es realmente asequible para el resultado que ofrece.

Así que ha sido el objetivo que he utilizado cuando he buscado un mayor desenfoque en las fotos de detalle o cuando he querido captar un poco más de luz.

Equipo fotográfico de viajes

Y después de toda esta explicación sobre qué equipo escojo para cada tipo de viaje, he de hacer una confesión.

No ha sido una ni dos veces las ocasiones en las que he acabado llevándome todo el equipo al completo 🙈. A veces porque he usado la refléx para fotografía y la Olympus para vídeo y a veces por pura indecisión.

Mis últimas experiencias me empiezan a inclinar cada vez más por la comodidad de la Olympus, así que es muy probable que, a corto plazo, invierta en un objetivo mejor para poder unir calidad y comodidad en un mismo equipo. 😰

Así que ¡os iré informando!

Ahora, cuéntame en los comentarios si eres como yo y tú también te debates en la preparación de la mochila fotográfica antes de tus viajes. ¡Dime que no soy la única!

Comments:

  • Laida

    julio 18, 2019

    Gracias Miriam por tus consejos. Yo también tengo uns reflex y una mirrorless y he de decir que desde que tengo la mirrorless uso muy poquito o nada la reflex. También es cierto que ahora voy con un niño pequeño y esto dificulta el dedicar mucho tiempo a la fotografía y a llevar mucho equipo.

    reply...
  • noviembre 16, 2020

    erectile male dysfunction
    erectile disorder symptoms
    when erectile dysfunction meds quite working

    reply...
  • noviembre 17, 2020

    discount erectile dysfunction medications
    erectile enhancement pills
    online doctor erectile dysfunction

    reply...

post a comment