Top
Destino low cost luna de miel

Leyendo el título del artículo es probable que te parezca una decisión sencilla. Siempre has querido disponer de 3 ó 4 semanas para poder hacer ese viaje que tienes en mente y por fin dispones de ese preciado tiempo.

Pero cuando te pones a pensarlo detenidamente y con todo el mundo (literalmente) a tu alcance, la decisión se complica.

Lo normal, habitualmente, suele ser disponer de un presupuesto amplio porque, como se suele decir, “es una vez en la vida”.

Pero por casualidades de la vida, nuestro 2019 ha sido el año de los grandes acontecimientos, porque no sólo nos hemos casado, sino que además nos compramos un trocito de tierra (ahora mismo un agujero lleno de malas hierbas) donde en un plazo indeterminado nos construiremos la casa de nuestros sueños (o una versión real de la misma).

Así que a estas alturas del año, nuestro presupuesto para el viaje de la luna de miel se puede categorizar como low cost.

Hacerlo especial

El caso es que hace 30 años cualquier viaje que se hiciera a un destino medianamente exótico se convertía en algo especial, ya que no era algo que estuviera al alcance de cualquiera.

Sin embargo, hoy en día podemos viajar a casi cualquier parte del mundo durante nuestras vacaciones de verano.

Así que nos preguntamos, ¿cómo hacer que nuestra luna de miel low cost sea memorable sin convertirse en unas vacaciones cualesquiera más?

La respuesta la encontramos en un concepto: salir de nuestra zona de confort.

Salir de la zona de confort

Puede parecer contradictorio, porque lo normal hubiera sido organizar un viaje a todo lujo y cumpliendo todos esos caprichos que habitualmente no te das.

Pero muchas veces nuestros mejores recuerdos no están relacionados con un hotelazo o una actividad exclusiva, sino con las experiencias (buenas y malas) que vivimos durante el viaje.

Así que pensando en vivir una experiencia especial lo primero que se nos vino a la mente fue el cicloturismo: un viaje en bicicleta de un mes donde poner nuestras capacidades y nuestra relación a prueba.

¡Eso sí que iba a ser memorable!

Así que empezó la investigación.

Plan A: la zona de la Patagonia

La Patagonia sería para mí un sueño cumplido. Como buena amante de la naturaleza y la montaña, este destino prometía convertirse en un verdadero sueño.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Vida de Viaje (@lavidadeviaje) el


Sin embargo, tras revisar blogs, ver vídeos y estudiar posibles rutas, en un solo mes o nos íbamos a pegar una paliza de espanto o nos íbamos de dejar muchísimas cosas por ver y hacer.

Además, un destino de frío (incluso en verano) requiere de mucho más equipaje que cargar en la bici, así que empezó a convertirse en una idea no tan buena (aunque no descartamos poder cumplirlo algún día).

Plan B: Sudeste Asiático; Tailandia

Cumplía dos importantes requisitos: era un destino mucho más cálido y de bajo presupuesto.

Al ser nuestra primera vez en el Sudeste Asiático pensamos que Tailandia podría ser un buen punto de partida.

De hecho, tras investigar por Internet, descubrimos que no era algo tan fuera de lo normal y encontramos infinidad de blogs, rutas y consejos para hacer cicloturismo en Tailandia.

Así que empezamos a ahondar en esta posibilidad.

Plan C: Vietnam

Peeeeeero, un día me encontré con los stories de Instagram de los chicos de Viaja en tu sofá que estaban haciendo una ruta en moto por el norte de Vietnam.

Los paisajes, la naturaleza exuberante y el entusiasmo de estos chicos acerca de aquel lugar del que nunca antes había oído hablar me hicieron precipitarme a buscar información acerca de esa ruta del norte de Vietnam.

Resultó ser una carretera de montaña que se recorre en moto bajo el seudónimo de Ha Gian Loop, y pensé: si se puede hacer en moto, ¡se podrá hacer en bici!

Sin embargo, para asegurarme, contacté con esta pareja de instagramers para contarles mi idea y pronto me contestaron que les parecía una idea un tanto arriesgada. Al parecer es una carretera en no muy buen estado por el que circulan motos, sí, pero también camiones pesados con poco cuidado.

Además, se trataba de una ruta cuyas etapas podían llegar a tener más de 1000 metros de desnivel, y no, no estoy en tan buena forma. 😅

Cambio de planes

Aquella respuesta me dejó un poco decepcionada, porque imposibilitaba hacer la ruta cicloturista que queríamos. Así que la decisión lógica se inclinaba, de nuevo, hacia Tailandia.

Sin embargo, ya me había enamorado de los paisajes vietnamitas (de hecho, no podía sacármelos de la cabeza), así que, finalmente, dimos un pequeño paso atrás en nuestra idea de salir de la zona de confort a lo bestia, para salir de la zona de confort un poco menos radicalmente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jan (@janvbrak) el


¿Decisión final? Ampliar -o variar- la llamada Ha Giang Loop (que suele realizarse entre 2 y 4 días habitualmente) y hacer una ruta en moto por el norte de Vietnam de unos 10 días.

Y ahora dirás: “¿eso es salir de vuestra zona de confort?”

Es lógico pensar así ya que cientos de miles de mochileros en el mundo hacen planes infinitamente más aventureros que este que vamos a llevar a cabo nosotros.

Sin embargo, el concepto de la zona de confort es muy personal, y de hecho, para nosotros estamos saliendo ella por los siguientes motivos:

-Será nuestra primera vez en el Sudeste Asiático. Lo más cerca que hemos estado fue en la India, cuando Guille tuvo que marcharse varios meses a trabajar allí (y yo le visité durante un par de semanas). Sin embargo, la base de operaciones la tuvimos en Bangalore; una ciudad bastante más desarrollada (y menos pobre) que el resto de la India.

Viaje Goa y Bangalore

La comunicación con los locales puede ser complicada. Es muy probable que la gran mayoría de personas que nos encontremos por el norte de Vietnam no hable ni gota de inglés (habrá que practicar el lenguaje de signos; el de andar por casa, claro 😂).

Vamos a improvisar. Si me conoces un poco o has leído mis anteriores posts, sabrás que soy una loca de la organización y que llevo un planning de viaje de absolutamente TODO. En este viaje voy a tener que dejarme llevar y tendré que tomar decisiones basándome en mi intuición. Eso sí que es salir de mi zona de confort.😜

Vamos a cargar con el equipaje durante la ruta en moto. Es decir, que ¡vamos a convertirnos en mochileros por primera vez y será en nuestra luna de miel! 😅

Dormiremos donde toque y comeremos lo que toque. Pretendemos alojarnos en casas de locales por lo que ya hemos asumido que dejaremos atrás cualquier tipo de comodidad.

-Va a ser nuestra primera ruta en moto de varios días. Sólo usamos la moto para trayectos cortos dentro de la ciudad, así que vamos a poner a prueba nuestros traseros en una ruta de más de 10 días seguidos.

¿Estamos locos?

Así como habrá a quien no le impresione lo más mínimo este tipo de viaje, también habrá quien se esté preguntando si estamos un poco locos.

Y no, no lo estamos.

De hecho, esta va a ser la primera parte de nuestro viaje; donde creemos que nos pondremos un poco más a prueba de lo normal.

Después de la ruta en moto, tenemos previsto algún que otro capricho como un crucero por Lan Ha Bay (la hermana pequeña y menos turística de Ha Long Bay) y un resort en la zona de Ninh Binh.

Y eso será todo.

Pero no todo será eso, porque queremos llenar nuestro viaje de experiencias acercándonos a los locales, viviendo su cultura más de cerca, viajando más despacio

De hecho, por una vez, voy a dejar la fotografía en un segundo plano. ¿O no?

¿Qué pasa con la fotografía?

Pretendo ponerme también a prueba. Porque para mí, lo cómodo y lo que hago habitualmente es ir a los lugares que ya tengo fichados, con la foto que quiero hacer ya en la cabeza.

Sin embargo, en esta ocasión no voy a lugares fotográficos estratégicos, sino que voy a hacer un viaje donde lo susceptible de fotografiarse serán las experiencias y las personas que nos encontremos.

Voy a tener que hacer un esfuerzo (porque para mí va a suponer un esfuerzo) por acercarme a las personas y por charlar con ellas para acabar sacándoles un retrato y no un “robado” como he hecho siempre en el pasado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de L E A 🌻 F E I C K S (@lea_fei) el

Si lo lograré o no lo veremos a la vuelta, pero la intención la llevaré en la mochila.

Espero que me acompañéis en este viaje del cual ya ha iniciado la cuenta atrás y que intentaré retransmitir a través de los stories de mi cuenta de Instagram.

 

Venga, ahora es el momento de que te rías de nosotros si te parece que nuestro viaje no tiene nada de aventurero / “fuera de zona confort” (¡aunque también se agradecen recomendaciones!) o para que nos llames locos ¡por hacer nuestro primer viaje rollo mochilero en nuestra luna de miel! 😂😂

¡Déjame tu opinión en los comentarios!

Comments:

post a comment